Te ayudamos a decorar tu árbol de Navidad

No cabe duda de que los árboles de Navidad cobran cada año mayor protagonismo en la decoración de nuestro hogar. Es frecuente que compremos algún nuevo adorno cada año o incluso modificar por completo su estilo, cambiando las tonalidades predominantes, las luces o hasta el propio árbol en sí.

 

Arbol de navidad con regalos

Lo cierto es que, más allá de la tradición, nos hace ilusión decorar nuestro árbol de Navidad cuando llega esta época del año. La tendencia general es conseguir integrarlo en el ambiente del salón (o de la estancia en la que se vaya a ubicar), sin embargo hay quienes prefieren árboles más rompedores, que resalten dentro del conjunto.

Seáis de uno u otro bando, hay una serie de decisiones que siempre se tienen que tomar. Lo primero que hay que plantearse es ¿natural o artificial? La opción más ecológica es, sin duda, el natural; además pueden ser replantados, aunque hay que saber escogerlo bien. En este sentido, la elección de un árbol artificial es mucho más sencilla, ya que existen, en cualquier establecimiento, una amplia variedad de tamaños y colores. No obstante siempre deben parecer lo más naturales posible.

La segunda cuestión a tener en cuenta son las luces, que suelen ser el paso más complicado. Una forma de facilitar la tarea sería comprar un árbol con luces incorporadas, pero si prefieres  la manera tradicional y hacerlo tú mismo se debe evitar la sobreiluminación, repartiendo de forma homogénea las diferentes tiras de luces.

A continuación hay que elegir el color del árbol de Navidad. Las tonalidades de moda son el clásico verde y el sofisticado blanco. La elección de uno u otro depende del estilo que prime en el hogar. Minimalista o tradicional. Aun así, el verde sigue siendo el más demandado y con mayor presencia  en los hogares españoles, mientras que los blancos van ganando terreno pese a que su decoración es un tanto más compleja.

En este sentido se hace necesario señalar que no hay árbol de Navidad que se precie sin bolas, espumillón y estrella en su culmen. La combinación de rojos y dorados es la más utilizada y tradicional, aunque si te has decantado por un árbol de color blanco lo ideal sería apostar por los azules y morados, por ejemplo.

Para darle el toque final a la decoración de tu árbol de Navidad, coloca algunas cajas que simulen ser regalos y ¡listo! No olvides que la meta es crear un árbol de Navidad según tu estilo y personalidad. Sólo así conseguirás que brille con luz propia en tu hogar. ¡Feliz Navidad!

Fuente imágenes: Bekia Navidad / Diario Femenino / Bekia Padres

Follow on Bloglovin